¿En qué consiste la radiofrecuencia?

Se trata de una tecnología que actúa sobre las arrugas y la piel flácida, favoreciendo la producción de colágeno sin dañar la piel. Este efecto se consigue aplicando la energía en la superficie de la piel, con la ayuda de un cabezal especial, que produce un aumento de la temperatura de capas más profundas, haciendo que la piel responda produciendo colágeno.

La radiofrecuencia facial es ideal para recuperar el tono, debido al efecto vasodilatador y al aumento de la oxigenación celular, mejora la tensión de la piel y difumina arrugas y líneas finas.  Además, después del tratamiento con radiofrecuencia la piel está en su momento óptimo para aplicar cualquier producto cosmético, como mascarillas flash, ultra hidratantes, regeneradoras o revitalizantes con vitaminas.

Se trata de un tratamiento no invasivo que da excelentes resultados, especialmente en cara, cuello y escote sin dañar la capa externa de la piel. Los efectos se notan desde la primera sesión.

En el plano corporal, es ideal como reafirmante de glúteos y senos, para combatir la flacidez de abdomen, cara interna de los muslos, cara anterior y posterior del brazo, etc. en el tratamiento de la celulitis y adiposidades localizadas, por lo que resulta ideal como tratamiento de remodelación corporal.

Procedimiento:

El primer paso consiste en limpiar la piel de restos de maquillaje o impurezas y aplicar una crema neutra de alto valor hidratante para preparar la piel para la sesión. Cada sesión tiene una duración aproximada de 20-30 minutos dependiendo de la zona/s a tratar. El número de sesiones dependerá del tipo y estructura de la piel. Después de la sesión de radiofrecuencia, al estar la piel en condiciones óptimas para tratamientos cosméticos, se aplicará mediante un ligero masaje un tratamiento cosmético regenerador para acentuar los resultados, en el caso de la radiofrecuencia facial, o de una crema reductora-anticelulítica, en el caso de la radiofrecuencia corporal. La incorporación a la vida normal es inmediata, ya que sólo se apreciará un ligero enrojecimiento de la zona tratada, que desaparecerá en minutos.