¿Qué son?

Las varices y varículas o arañas vasculares pueden aparecer por diversos motivos, ya sean de tipo hormonal o hereditario o por nuestro estilo de vida (sedentarismo, estar mucho tiempo de pie, estreñimiento, tipo de calzado, sobrepeso, etc.) o por una combinación de ambas. Además, en el caso de las varices, aparte de suponer un problema estético, pueden venir acompañadas de otra sintomatología como puede ser el dolor, la pesadez de piernas, hinchazón, hormigueo, etc.

Es importante tener en cuenta que todas las varices tienden a aumentar en número y tamaño por lo que es importante tratarlas en su aparición, ya que el tratamiento será más fácil y cómodo. En cuanto a las alternativas de tratamiento, los procedimientos más habituales son el tratamiento con láser, la esclerosis y la cirugía. Todos los tratamientos son muy eficaces, la elección entre uno y otro dependerá del tipo de variz y del paciente. En este sentido, el láser demuestra ser más eficaz en el tratamiento de las arañas de muy pequeño tamaño y que no son aptas para la esclerosis y para aquellos pacientes que tienen miedo a las agujas. La esclerosis, por otro lado, está indicada en varices de tamaño pequeño y medio y como complemento a la cirugía en los casos de varices de gran tamaño. La cirugía se reserva para los casos más importantes. Es conveniente destacar que, a día de hoy, la mayor parte de las varices pueden tratarse sin necesidad de recurrir a la cirugía, mediante esclerosis y/o láser.

Tratamiento

En una primera consulta se valorará al paciente y se decidirá cuál es la opción de tratamiento más adecuada y se aclararán los resultados que se pueden esperar. Pide tu consulta informativa y obtén tu valoración llamándonos al 918709838.