¿Qué es el lifting de pecho o mastopexia?

El pecho tiende a caer con el paso de los años y como consecuencia del embarazo, la lactancia y la simple fuerza de la gravedad. A medida que la piel pierde elasticidad se acentúa la caída y la pérdida de forma de las mamas. El lifting de pecho o mastopexia es un procedimiento quirúrgico para elevar y mejorar el aspecto de las mamas caídas.  Cuando la mama, además de caer, ha perdido o posee poco volumen, se puede también colocar una prótesis. También es posible reducir el tamaño de la areola cuando sea muy grande con esta intervención.

¿Soy buena candidata para el lifting de pecho?

Las candidatas ideales para someterse a una cirugía de elevación o lifting del pecho o mastopexia son aquellas mujeres sanas, emocionalmente estables que comprenden los resultados que se pueden obtener tras la cirugía y que desean elevar la posición de su pecho. Si está pensando en tener más embarazos probablemente sería aconsejable que retrasara la intervención hasta haberlos concluido. Una elevación de pecho no tiene por qué interferir con la lactancia, pero debe saber que las mamas pueden volver a descolgarse tras un nuevo embarazo.

¿Cómo se realiza?

En la primera consulta se evalúan el tamaño y la forma del pecho, la firmeza de la piel mediante una exploración de mamas. La paciente tendrá que exponer francamente sus expectativas y entonces se le explicará la técnica adecuada en su caso y las alternativas disponibles en cuanto al tamaño, forma y localización de las cicatrices.

La mastopexia se realiza con anestesia general e ingreso hospitalario de una noche. Suele durar entre 2 y 3 horas y media. Para realizar la elevación de la mama se establece una nueva posición para la areola y el pezón. Dependiendo de la cantidad de piel que sea necesario quitar tendremos las cicatrices resultantes sólo alrededor de la areola, o alrededor de la areola y en una línea vertical desde la areola hacia abajo o, en último caso, se sumaría una tercera cicatriz en el surco en forma de T invertida o ancla. Puede ser necesario colocar una prótesis debajo del tejido mamario o del músculo pectoral en mamas con poco volumen.

¿Después de la cirugía?

Una vez retirados los drenajes y el vendaje deberá llevar un sujetador especial durante el tiempo que el médico considere indicado. Es normal encontrarse fatigada y dolorida durante unos días por lo que se le pautarán analgésicos. Generalmente puede retomar la actividad casi normal a las 48-72 horas. Podrá reincorporarse al trabajo a la semana, pero evitará realizar ejercicios bruscos durante el primer mes. La inflamación durará entre 3 a 5 semanas y puede notar una falta se sensibilidad en los pezones que irá mejorando a medida que vaya disminuyendo la inflamación. En cuanto a las cicatrices, deberá seguir los cuidados pertinentes que se le explicarán en las consultas sucesivas. En un principio presentarán un color rosado y a lo largo de los meses se irán difuminando.

¿Existen riesgos, garantías?

Como en cualquier tipo de operación, la mastopexia tiene sus riesgos y complicaciones. La doctora le informará detenidamente de estos riesgos antes de la intervención. Fumar altera la circulación y la cicatrización y podrá influir en el resultado final, por lo que se recomienda dejar de fumar al menos dos semanas antes de la intervención. Algunos pacientes pueden experimentar una disminución parcial y, en ocasiones, total de la sensibilidad del pezón. Es importante que siga los consejos del especialista para obtener el mejor resultado.

¿Desea más información acerca de la mastopexia y su precio? Contacte con nosotros a través del formulario de contacto o llámenos al 918709838 y solicite su cita informativa gratuita.