Mamoplastia de reducción, ¿en qué consiste?

La cirugía de reducción mamaria o mamoplastia de reducción ofrece a aquellas mujeres con mamas grandes la posibilidad de tener unos pechos más pequeños y con una forma más proporcional al resto de su cuerpo, realizando una extirpación de grasa, tejido mamario y piel con remodelación adecuada a cada paciente.

¿Soy buena candidata para la reducción de pecho?

Muchas de las mujeres que se someten a la intervención de reducción de mama están preocupadas por el excesivo volumen de su pecho que interfiere con su actividad diaria y causa molestias físicas. En la mayoría de los casos se espera hasta que el pecho se haya desarrollado completamente, aunque puede realizarse antes, si los problemas físicos son muy importantes. Si está pensando en tener más embarazos probablemente sería aconsejable que retrasara la intervención hasta haberlos concluido. No tiene por qué interferir en la lactancia, sin embargo, algunas técnicas no permiten dar el pecho tras el embarazo.

¿Cómo se realiza?

En la primera consulta se evalúa el tamaño y la forma del pecho y la firmeza de la piel mediante una exploración mamaria. La paciente tendrá que exponer francamente sus expectativas y entonces se le explicará la técnica adecuada en su caso y las alternativas disponibles en cuanto al tamaño, forma y localización de las cicatrices.

La cirugía de reducción de pecho se realiza con anestesia general e ingreso hospitalario de una noche. Suele durar entre 2 y 4 horas. Se realiza la remodelación de la mama con la areola y el pezón en una posición más elevada y, según la cantidad de mama, grasa y piel que haya que eliminar, se dejarán una cicatriz en forma de ancla, es decir, una alrededor de la areola, otra en una línea vertical desde la areola hacia abajo y una horizontal en el surco que hay debajo de la mama. En algunos casos esta última incisión se puede evitar. También es posible asociar una liposucción. En la mayoría de los casos la areola se mantiene unida a sus vasos sanguíneos y a sus nervios, por lo que se mantiene la sensación normal o casi normal.

¿Después de la cirugía?

Una vez retirados los drenajes y el vendaje deberá llevar un sujetador especial durante el tiempo que se le indique. Es normal encontrarse fatigada y dolorida durante unos días por lo que se le pautarán analgésicos. Notará los pechos amoratados e hinchados durante las primeras semanas. Generalmente puede reanudar su vida casi normal a la semana, pero evitará realizar ejercicios bruscos durante el primer mes. En cuanto a las cicatrices se le explicará en las consultas sucesivas los cuidados que deberá tener, al principio presentarán un color rosado y a lo largo de los meses se irán difuminando. No se olvide que en todo momento su cirujano estará a su disposición para controlar que el postoperatorio es el adecuado.

¿Existen riesgos, garantías?

Como cualquier otra cirugía, en la mamoplastia de reducción existen complicaciones y  riesgos. La doctora le explicará detalladamente los mismos en consulta.  Tras una reducción mamaria pasarán unos meses hasta que sus mamas adquieran el aspecto definitivo; aún así, las mamas cambiarán ante los estímulos hormonales normales, el embarazo o los cambios de peso. Puede necesitar algo de tiempo hasta acostumbrarse a su nueva imagen corporal.

¿Desea más información acerca de la mamoplastia de reducción y su precio? Contacte con nosotros a través del formulario de contacto o llámenos al 918709838 y solicite su cita informativa gratuita.