¿Qué es la ginecomastia?

La ginecomastia es el exceso de mama en los hombres y ocasiona muchos complejos, sobre todo a la hora de ponerse en traje de baño, llevar determinadas prendas, etc. Puede estar asociada a la toma de algunos medicamentos y determinados problemas médicos, pero en la mayoría de los casos es de causa desconocida. Se trata de una intervención segura y que ofrece resultados altamente satisfactorios.

¿Soy un buen candidato para la ginecomastia?

La cirugía correctora de la ginecomastia se puede realizar en cualquier hombre sano de cualquier edad. Se desaconseja en hombres con sobrepeso que no hayan intentado primero corregir el problema mediante dieta y ejercicio.

¿Cómo se realiza?

El procedimiento consiste en una extirpación del tejido mamario y graso mediante liposucción y/o extracción a través de pequeñas incisiones para obtener un tórax plano y bien contorneado.

La intervención se puede realizar mediante anestesia local y sedación o bien con anestesia general dependiendo del volumen y, según el tipo de la anestesia, el ingreso será de unas horas a un día.

¿Después de la cirugía?

Tanto si la intervención ha sido realizada con bisturí o con liposucción, sentirá algunas molestias unos días tras la cirugía que será perfectamente llevaderas con los analgésicos pautados por el médico.

Posteriormente, se debe llevar una faja torácica durante un mes y realizar masajes de drenaje linfático para acelerar la recuperación. Podrá ir reincorporándose progresivamente a su vida social y laboral en tres a cuatro días. La piel irá desinflamándose y adaptándose a su nuevo volumen mamario, por lo que se apreciarán los resultados definitivos a partir de los tres meses.

¿Riesgos, garantías?

Las complicaciones son infrecuentes y generalmente menores. En cualquier caso y como en cualquier cirugía, siempre hay ciertos riesgos como infección, lesiones cutáneas, sangrado o pequeñas asimetrías.

Los resultados del procedimiento son significativos y permanentes.