¿Qué es la rinoplastia o cirugía de la nariz?

La cirugía de nariz o rinoplastia es la cirugía en la que se moldea la nariz para mejorar la armonía y el equilibrio facial. Mediante esta cirugía se puede aumentar o disminuir la forma de la nariz, mejorar el dorso o modificar la punta nasal u orificios nasales. Se pueden corregir traumatismos y problemas respiratorios. Cada nariz tiene unas características propias que hacen que cada rinoplastia también sea diferente, por lo que la evaluación previa y el diálogo con el paciente respecto a sus deseos y expectativas debe de ser muy detenida para ofrecerle a cada uno la solución apropiada a sus necesidades.

¿Soy un buen candidato para la rinoplastia?

Es candidato ideal para la rinopalstia o cirugía de la nariz aquella persona que quiera mejorar su apariencia modificando la forma de su nariz, con buen estado de salud y unas expectativas reales hacia la cirugía. El objetivo de esta cirugía es la de mejorar el aspecto de la nariz integrándola en el contexto general de la cara produciendo un conjunto armónico y agradable.

 ¿Cómo se realiza?

La rinoplastia o cirugía de la nariz se realiza bajo anestesia general o anestesia local y sedación y suele ser necesaria una noche de ingreso hospitalario. Existen dos formas de realizar esta intervención dependiendo de las estructuras que se quiera modificar: rinoplastia cerrada y rinoplastia abierta. La llamada rinoplastia cerrada se realiza a través de incisiones que se realizan dentro de los orificios nasales desde donde se moldea la estructura cartilaginosa y ósea nasal. En los casos en los que haya que realizar una remodelación de la punta nasal y del resto de la estructura nasal, se realiza la rinoplastia abierta. En esta técnica sí que queda una cicatriz visible a nivel de la piel que separa los orificios nasales o columela, pero que con el tiempo se hace imperceptible. Los resultados de la rinoplastia son muy naturales.

En ocasiones lo que se busca es aumentar el tamaño de la nariz (del dorso o la punta) o corregir deformidades aportando más tejidos. En estos casos se recurren a injertos con tejidos del propio paciente (como cartílago de la oreja) o incluso materiales de relleno para dar sostén y forma a la nariz remodelada.

 ¿Después de la cirugía?

Una vez finalizada la rinoplastia o cirugía de la nariz se coloca una férula de plástico o yeso, que se retira a la semana, y un taponamiento nasal que llevará los primeros tres días. Se recomienda reposo, mantener el cabecero elevado, aplicar frío local las primeras 48 horas para disminuir la inflamación y evitar sonarse fuerte hasta que los tejidos cicatricen. Es normal la aparición de hematomas y algo de hinchazón alrededor de los ojos. En la mayoría de los casos a los dos días el paciente ya se encuentra bien y podrá volver a la normalidad a la semana, evitando realizar una serie de actividades como esfuerzo físico importante, tomar el sol y, si lleva gafas, intentar no llevarlas de forma continuada durante los dos primeros meses. Al retirar la férula veremos la nariz con una forma correcta y lo suficientemente buena para hacer una vida totalmente normal. Pero el resultado definitivo precisará de un  mayor tiempo, de seis meses a un año, tiempo en el que las cicatrices maduran y los tejidos se readaptan.

 ¿Riesgos, garantías?

La rinoplastia o cirugía de la nariz es uno de los procedimientos quirúrgicos más frecuentemente realizados en la cirugía plástica con unos resultados altamente satisfactorios y con complicaciones infrecuentes, aunque existentes. La doctora le informará de las mismas antes de realizar la intervención.

¿Desea más información acerca de la rinoplastia y su precio? Contacte con nosotros a través del formulario de contacto o llámenos al 918709838 y solicite su cita informativa gratuita.