¿Qué es la otoplastia o cirugía de las orejas?

La cirugía de las orejas u otoplastia es la intervención que corrige las orejas prominentes o despegadas o “en soplillo”, de forma que se sitúen en una posición más natural respecto a la cabeza, y, si es necesario, también se reducen de tamaño.

Existen otras malformaciones como orejas “en copa” o “de sátiro”, al igual que deformidades en los lóbulos auriculares como lóbulos rasgados u orificios de los pendientes ensanchados, lóbulos alargados, que pueden corregirse mediante sencillas cirugías.

La otoplastia o cirugía de las orejas Se suele realizar en niños entre 6 y 14 años y ya en la edad adulta. Se trata de una intervención muy sencilla y con muy buenos resultados, que permitirá a él/la paciente quitarse complejos y realizar gestos tan cotidianos como hacerse recogidos, hacerse una coleta, llevar un pelo corto, ponerse pendientes de todo tipo, etc.

¿Soy un buen candidato para la otoplastia o cirugía de orejas?

Es buen candidato para la otoplastia o cirugía de orejas  todo aquella persona que se encuentre a disgusto con la forma, el tamaño o disposición de sus orejas, intentando esconderlas y evitando realizar actividades que impliquen su exposición. En cuanto a los niños, es aconsejable operarlos cuando el niño demuestra su disgusto respecto a sus orejas, aunque en muchas ocasiones es preferible realizar la cirugía antes de empezar el colegio (a partir de los 4 años el crecimiento de la oreja ha terminado) para evitar traumas.

¿Cómo se realiza?

Tras una cuidadosa evaluación preoperatoria, se explica al paciente todos los detalles de la intervención y de los cuidados postoperatorios.

El procedimiento se realiza en un quirófano bajo anestesia local y sedación, de forma que el paciente está tranquilo y adormilado. Suele durar entre 2 y 3 horas y no necesita ingreso hospitalario.

La otoplastia consiste en esculpir el cartílago auricular a través de una incisión en el surco que hay detrás de la oreja. Para dar la forma adecuada al cartílago es necesario a veces extirpar una pequeña porción y fijar el remodelado con unos puntos internos. La cicatriz resultante queda oculta en el pliegue posterior de la oreja, además esta cicatrización suele ser buena y pasar desapercibida con el paso de los meses. El resultado es muy natural. Generalmente la operación se realiza en las dos orejas para obtener una mejor simetría.

¿Después de la cirugía?

Tras la cirugía se coloca un vendaje para los primeros días para que proteja y moldee las orejas para que curen en la posición adecuada. Después deberá llevar una cinta elástica tipo tenista durante un periodo variable, según cada caso, para evitar que se plieguen. Es normal tener molestias los primeros días, que mejorarán con los analgésicos pautados por el médico. También es habitual tener las orejas algo inflamadas y amoratadas. La mayoría de los adultos vuelven al trabajo a los 5 días de la cirugía; los niños vuelven al colegio en unos 7 días, siempre y cuando tengan cuidado con las actividades físicas.

¿Riesgos, garantías?

La otoplastia es un procedimiento seguro y muy buenos resultados siempre que esté realizado por un cirujano especialista. Pero, como en cualquier otra cirugía, las complicaciones aunque raras y excepcionales pueden aparecer, la doctora le informará de las mismas en consulta antes de la intervención.

También es posible corregir las orejas «de soplillo» sin cirugía. Para más información sobre esta técnica, visita nuestra sección earFold™.

¿Desea más información acerca de la otoplastia y su precio? Contacte con nosotros a través del formulario de contacto o llámenos al 918709838 y solicite su cita informativa gratuita.