Se denomina lipofilling corporal a la colocación de células grasas propias tomadas de otras zonas del cuerpo para el remodelado corporal.

La grasa propia es bien aceptada por el organismo, no produce alergias ni intolerancias y es duradera en el tiempo, ya que se extraen células grasas que vuelven a “vivir” en otro entorno.

Mediante la aplicación de microinjertos de grasa conseguimos  aumentar diferentes localizaciones como los glúteos o las mamas. Además dadas las características de este tejido vivo se ha visto que mejora la calidad y aspecto de la piel.

¿Soy un buen candidato para el lipofilling?

Existen múltiples indicaciones para esta técnica. En la remodelación corporal se pueden realizar microinjertos de grasa en múltiples localizaciones:

En el pecho, podemos obtener un aumento mamario con su propio tejido. En pacientes que han sufrido alguna cirugía de mama secundaria a tumores benignos o malignos y en los que ha quedado algún defecto infiltrando su grasa podemos recuperar su contorno natural. Ver entrada Aumento mamario mediante grasa autóloga.

El aumento de glúteos es otra indicación para el lipofilling, remodelando de forma natural esta zona y evitando así la colocación de prótesis de silicona.

Otro signo de envejecimiento que produce mucho malestar es el de la atrofia a nivel del dorso de las manos, con microinfiltraciones de grasa mejoramos la calidad y damos una apariencia más rellena a las manos.

También son candidatos todos los pacientes que presente depresiones, alteraciones de contorno secundarias a liposucciones o cicatrices deprimidas en cualquier localización, como las extremidades, que se producen tras cirugías, accidentes, atrofias por corticoides,etc.

La condición indispensable para que podamos realizar el lipofilling es que el paciente tenga la cantidad y la calidad de grasa apropiada para la indicación propuesta. Para el tratamiento de la cara no se necesitan grandes cantidades pero para la remodelación corporal como el aumento de glúteos se necesitan mayores volúmenes por lo que si el paciente es muy delgado y fibroso no es un candidato para este tipo de cirugía.

¿Cómo se realiza?

Para obtener un buen resultado y que la grasa que infiltremos perdure en el tiempo tenemos que realizar una técnica minuciosa y cuidada para que las células depositadas en su nueva localización sobrevivan.

Fue el Dr Coleman quien en los 90 popularizó la técnica que actualmente se realiza consiguiendo mayores supervivencias de los injertos de grasa. Para ello obtenemos la grasa mediante unas cánulas de liposucción muy finas generalmente de zonas como el abdomen o los muslos. Después de la preparación se inyecta de forma muy cuidadosa en las zonas elegidas, evitando siempre traumatizar los diminutos fragmentos de grasa para que en los siguientes días “prendan” adecuadamente, es decir que los vasos sanguíneos lleven nutrición adecuada a estos tejidos para que se mantengan vivos.

La intervención se realiza en el quirófano y dependiendo de la localización se hará bajo anestesia local y sedación, epidural o incluso general. En la mayoría de las ocasiones podrá volver a su casa tras unas horas.

¿Después de la cirugía?

Tendrá las molestias típicas de una cirugía, con cierta inflamación y hematomas. En los casos de remodelado corporal tendrá que llevar una prenda de presoterapia (tipo medias o pantalones de compresión) durante unas semanas. En general puede reanudar su vida normal en unos días.

¿Riegos, garantías?

Con una técnica adecuada podemos conseguir hasta un 90% de supervivencia de los injertos de grasa inyectados, consiguiendo un relleno permanente en el tiempo de forma que si el paciente engorda también engorda en su nueva localización, al igual que si sufre una gran pérdida de peso.Para ello a veces es necesario realizar el lipofilling en varias sesiones, puesto que la infiltración excesiva pone en peligro la nutrición y por tanto la supervivencia de las células adiposas y su reabsorción posterior.

El lipofilling o infiltración de microinjertos de grasa es una técnica segura y con muy pocas complicaciones y que cada día nos ofrece nuevas perspectivas de futuro para la mejora de no sólo la remodelación facial y corporal sino también en otros campos como en la cirugía reconstructiva.