¿Qué es?

La atrofia vulvovaginal afecta principalmente a las mujeres tras la menopausia, aunque puede aparecer también en otras edades y por otras causas. Se produce una pérdida de hidratación de la mucosa vaginal, se adelgaza la mucosa y los pliegues vaginales y, con ello, pierde la elasticidad. Los síntomas que se producen son sequedad vaginal, irritación, picor e incluso molestias o dolor con las relaciones sexuales.

¿Cómo se realiza?

Para mejorar la hidratación de la mucosa vaginal y disminuir la sequedad el picor y las molestias aplicaremos ácido hialurónico. Utilizaremos para ello un ácido hialurónico reticulado con alta capacidad para retener agua, así conseguimos que mejore la elasticidad y la turgencia vaginal.

El tratamiento se realiza en consulta. Se aplica un gel anestésico tópico en el interior de la vagina durante 30-40 minutos. Si es necesario añadiremos anestesia local en la entrada vaginal, si también queremos hidratar esa zona. Después se aplicará el ácido hialurónico mediante varias punciones sin producir molestia alguna.

¿Después del tratamiento?

Como resultado de la aplicación de hialurónico en la mucosa vaginal veremos que se mejora la lubricación a partir de la semana y cada vez más a lo largo de los primeros tres meses. La paciente ve que mejoran los síntomas de irritación tanto en basal como en las relaciones sexuales.

¿Existen riesgos, garantías?

El efecto del tratamiento dura entre 10-12 meses. Tras la aplicación del ácido hialurónico puede aparecer un pequeño sangrado durante los dos primeros días y conviene no tener relaciones sexuales durante una semana. También es recomendable evitar baños largos y piscinas durante los primeros 15 días, por lo demás puede llevar una vida normal desde el primer día.